¿Quiénes Somos?
¿Cómo Trabajamos?
 
Jornada de Jóvenes
Jornada de Adolescentes
Guadalupe
Urda
Jornada Mundial
Javierada
Roma 2009
 
Copa Sepaju
Semana de Cine Espiritual
Voluntariado
Otras Actividades
Noticias
 
Revista Betania
Programa de Radio
Inicio JMJ 2011
Itinerario ICONO Y CRUZ DE LOS JÓVENES
Cartel Cruz JMJ (jpg)
Video de la Cruz de la JMJ
Crónica del Icono y la Cruz en nuestra diócesis
Fotos del Icono y la Cruz
 
Documentos

 

Días en las Diócesis - DeD
 
VOLUNTARIADO
 
 
 
 
 
 
Crónica de la peregrinación del Icono de la Virgen y de la Cruz de los jóvenes a nuestra diócesis: del 5 al 11 de diciembre de 2010

El pasado domingo 5 de diciembre, con algo de retraso llegaban la cruz y el icono de la Virgen de las jornadas mundiales de la juventud a Urda, donde eran entregados a los jóvenes de Toledo por parte de un numeroso grupo de adolescentes y jóvenes de Ciudad Real, acompañados de su obispo Don Antonio Algora. La entrega tenía lugar en la ermita del Cristo y estuvo presidida por el arzobispo de Toledo, Don Braulio Rodriguez. Seguidamente, en procesión los jóvenes recorrían las calles del pueblo portando estos símbolos de las jornadas mundiales de la juventud hasta llegar a la parroquia donde se celebró la Eucaristía. En su homilía, Don Braulio señaló que esta cruz habla por sí misma; porque no es un trozo de madera, sino la experiencia de Alguien que nos ama y se entrega por nosotros. A primera hora de la tarde, en el pabellón se realizó el acto de envío, que sirvió de despedida a los jóvenes de Ciudad Real.
A media tarde, llegaban el icono y la cruz a Villacañas, donde los jóvenes de la localidad pudieron recorrer las calles en procesión hasta llegar a la parroquia. A lo largo de todo el recorrido, los vecinos habían preparado altares recordando con diferentes fotos y con los himnos en cada uno de ellos, todas y cada una de las jornadas mundiales de la juventud. Al llegar a la parroquia tuvo lugar un acto de veneración y se celebró la novena de la Inmaculada, presidida por Raúl Tinajero, director del secretariado de juventud de Toledo.
Terminaba la jornada en Madridejos, con el rezo del rosario en procesión por las calles del pueblo, acto en el que participaron las diferentes cofradías; al llegar a la parroquia con los adolescentes y jóvenes del arciprestazgo, se explicó el sentido de estos símbolos, que un día regaló Juan Pablo II a los jóvenes y que recorren todo el mundo.
Por último, acogían la cruz y el icono de la Virgen el convento de Clarisas de la localidad, donde se organizaron turnos de vela en los que participaron los grupos y movimientos de la parroquia a lo largo de toda la noche.

El lunes día 6 de diciembre, a primera hora de la mañana en la ermita del Cristo de la Vera Cruz en la localidad toledana de Mora, eran recibidos el icono de la Virgen y la cruz. En procesión hasta la parroquia fueron trasladados por los adolescentes y jóvenes del arciprestazgo, a lo largo del recorrido se rezaron unas preces vocacionales en el antiguo seminario y en el colegio teresiano se realizó una acción de gracias por la educación y escolarización que recibimos en el colegio. Ya en la parroquia, se celebró la liturgia de la palabra y los vecinos pudieron acercarse a venerar y besar la cruz. Antes de concluir, se hacía entrega de los carnés del voluntariado joven católico a diferentes jóvenes y adolescentes de la localidad, que ante toda la parroquia hacían público su compromiso con la Iglesia.
A media mañana llegaban la cruz y el icono de la Virgen hasta Navahermosa, al convento de carmelitas descalzas. Tras un momento de oración, en procesión y acompañados por hermandades y cofradías del arciprestazgo, los jóvenes hacían llegar estos símbolos a la parroquia, donde eran recibidos por los niños de catequesis. A continuación se meditaba sobre el misterio de la cruz mediante la lectura de la Pasión.
El arciprestazgo de Orgaz se reunía en la ermita de la Virgen de los Remedios de Sonseca a media tarde para recibir el icono y la cruz; en procesión llegaban al templo parroquial donde se celebró el Via Christi y se meditó acerca de algunos momentos de la vida de Jesucristo.
La jornada terminaría en Yepes, donde estos símbolos fueron acogidos por toda la comunidad parroquial; niños familias, cofradías y jóvenes desfilaron en procesión hasta la parroquia. Al llegar al templo, se proyectó un vídeo que reflejaba y explicaba el sentido de la cruz y el icono que Juan Pablo II regaló a los jóvenes y donde se recordaron lo que han sido las jornadas mundiales de la juventud desde 1984 cuando se celebró la primeras de ellas en Roma, hasta la última en 2008 que tuvo lugar en Sydney. Después todos los fieles se acercaron a venerar la cruz, y un grupo de adolescentes y jóvenes la trasladaron hasta el convento de las madres carmelitas donde tuvo lugar una vigilia de oración preparada para las jóvenes y adolescentes del arciprestazgo de Ocaña.

El martes día 7 de diciembre, la cruz del jubileo salía pronto de Yepes y se dirigía a la cárcel de “Ocaña II”. Un nutrido grupo de jóvenes voluntarios acompañados por Don Braulio Rodríguez vivieron intensos momentos en el salón de actos con los presos. Tres de ellos ofrecían su testimonio y el arzobispo les dedicaba unas palabras de esperanza, señalando que la cruz es signo de la libertad. Por último aprovechaba para bendecir el belén de este centro penitenciario. En la parroquia de Ocaña se rezó un via crucis que prepararon y organizaron los adolescentes. En la parroquia de Seseña los jóvenes del arciprestazgo se reunían para venerar y contemplar el misterio de la cruz.
Después, en Illescas la cruz peregrina llegaba al convento de las concepcionistas franciscanas. La madre superiora ofreció su testimonio sobre la contemplación de la cruz. Antes de llegar al templo parroquial, se rezó una estación en el santuario de la Caridad, donde se meditó acerca del martirio y la cruz de los mártires; como ejemplo se recordó la vida del mártir de Torrijos: Antonio Montero. En la parroquia, hubo un momento de oración, meditación  y veneración de la cruz.
A continuación se desplazaban a Yuncler, donde aprovecharon para celebrar la Vigilia de la Inmaculada, que estuvo presidida por el icono de la Virgen y la cruz de los jóvenes.
Por último, llegaba al convento de concepcionistas de la ciudad de Toledo, donde eran recibidos por nuestro arzobispo Don Braulio y desde allí partían en procesión por las principales calles del casco histórico hasta llegar a la Iglesia de los Jesuitas, donde se celebró la Vigilia de la Inmaculada. En su homilía, Don Braulio reflexionó sobre las palabras de la Virgen: haced lo que él os diga e invitó a los jóvenes a que hiciesen suyas estas palabras, sin miedo y fiándose de Cristo. También quiso compartir con todos los jóvenes allí reunidos su experiencia en la cárcel de Ocaña esa misma mañana y apuntó que la Iglesia es la única que ofrece palabras de aliento y esperanza a los presos a través de la pastoral penitenciaria. A lo largo de toda la noche diferentes grupos y movimientos de Toledo participaron  a través de los turnos de vela que se organizaron en el Seminario Mayor de Toledo.

En el día de la Inmaculada Concepción, en Fuensalida, tras la Misa mayor eran recibidos por toda la comunidad y en procesión desfilaron hasta la parroquia acompañados por una gran multitud. Allí tuvo lugar un momento de oración y veneración de la cruz. En Escalona, la cruz y el icono llegaban en primer lugar al convento de las concepcionistas, que aprovecharon para besar la cruz y seguidamente y acompañados por la banda de música municipal (que se había preparado el himno de la jornada mundial) llegaba a la parroquia, en el día en que celebraba la fiesta de su patrona: la Inmaculada Concepción. El párroco emocionado, agradeció la presencia de estos símbolos de las jornadas mundiales de la Juventud en una fecha tan señalada para los fieles de esta localidad.
Por último, en Torrijos llegaban en procesión hasta la parroquia, donde todos los jóvenes del arciprestazgo se reunieron para rezar y tener un momento de oración ante la cruz de los jóvenes. Antes de acabar el día eran trasladados hasta el convento de las concepcionistas.

El 9 de diciembre, fiesta de Santa Leocadia, patrona de los jóvenes de Toledo, miles de escolares esperaban la visita de la cruz y el icono de las jornadas mundiales de la juventud. De esta forma, llegaban al colegio de Santiago el Mayor, donde también estaban reunidos los chicos y chicas de los colegios del casco histórico. En procesión, los llevaban hasta el colegio carmelitas. De allí al colegio de Tavera y por último a Infantes, donde estaban también los escolares del colegio maristas. Sobre las 15.00 de la tarde llegaban el icono y la cruz a la universidad, al edificio de la fábrica de armas en la preciosa capilla del edificio Sabatini. Allí se celebró una oración que presidió el Arzobispo de Toledo, D. Braulio Rodríguez Plaza que reflexionó sobre la necesaria relación entre Fe y Razón recordando que san Juan habla en el prólogo de su evangelio de la Palabra hecha carne como el “Logos”.

Por último llegaba a Oropesa, donde era recibida por los adolescentes y jóvenes del arciprestazgo, allí a lo largo de la noche se celebraban turnos de vela en el convento de la fraternidad reparadora de Cristo Sacerdote.

Hoy estará por la mañana en los colegios de Talavera de la Reina: misioneras, Maristas y Agustinas a las 9.00 y a las 11.30 en la milagrosa, la Salle y la compañía. A Guadalupe llegará a las 17.00 y finalmente a las 21.00 estará en Talavera de la Reina.

Este sábado finalmente serán entregados a los jóvenes de Albacete la cruz y el icono de las jornadas mundiales de la juventud, después de pasar por Corral de Almaguer y Quintanar de la
 
 
 
     
 

Secretariado de Pastoral Juvenil
Archidiócesis de Toledo